Suiza como referente de democracia directa

La constitución federal de 1848 define un sistema de democracia directa (a veces llamada semi-directa o democracia representativa directa debido a que tiene una mayor similitud con instituciones de una democracia parlamentaria). Los instrumentos de la democracia directa suiza a nivel federal, conocidos como derechos civiles (Volksrechte o droits civiques), incluyen el derecho a elaborar una “iniciativa constitucional” y a un referéndum, los cuales pueden influir en las decisiones del parlamento.

Por medio de un referéndum, un grupo de ciudadanos puede poner en disputa alguna ley que haya sido aprobada por el parlamento si puede conseguir más de 50.000 firmas que estén en contra de la ley en un plazo de cien días. Si lo logra, se lleva a cabo una votación nacional donde se decide por mayoría simple si la ley es rechazada o no. Ocho cantones unidos también pueden realizar un referéndum para la aprobación de alguna ley federal.

De manera similar, la “iniciativa constitucional” permite a los ciudadanos solicitar que una enmienda constitucional sea puesta en votación si logran conseguir 100.000 firmas que apoyen la enmienda en un plazo de 18 meses. El parlamento puede complementar la enmienda propuesta con una contrapropuesta, donde los votantes tendrán que indicar su preferencia en las papeletas, en caso de que ambas propuestas sean aceptadas.

El contraste entre el modelo suizo y el español queda claramente contrastado en el reportaje “Ciudadano Clínex” (Salvados, Jordi Évole, minuto 8)

Iniciativas Legislativas Populares Nacionales y Autonómicas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *